15 Mar 2018

Manual para no acabar quemado en Fallas: disfrútalas sin que la espalda se resienta

Publicado en: Cuidados de la columna
Escrito por Dr. Ata Pouramini en , , , ,
Fallas Okuda Plaza Ayuntamiento
Pide cita online, te atenderé de forma personalizada
Pide cita

Hoy día quince de marzo empiezan oficialmente las Fallas en Valencia, una fiesta que ya es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO y que cada año atrae a más y más visitantes a la ciudad, visitantes que como los autóctonos, vienen a disfrutar de todo lo que ofrece esta fiesta: desde el espectáculo atronador de la mascletà diaria en la Plaza del Ayuntamiento hasta los castillos como el de la Nit del Foc en el río, pasando por la crida, la despertà, la plantà, la ofrenda, las luces o por supuesto, la cremà en la noche de San José con la que concluye la semana de fuego. La lista de citas durante estos días es larga, por no hablar del obligatorio paseo por Valencia para conocer los monumentos más bellos o los ninots que optan a ser indultados.

Seas turista o local, sin duda, las Fallas son fiestas para estar en la calle, respirar el olor a pólvora, vivir el ambiente. De día, por la tarde y por la noche. Pero claro, el ritmo es exigente, y las caminatas, los esfuerzos para ver bien los monumentos o el estirar el cuello pueden acabar cargando nuestra espalda y cuello. ¿Cómo podemos evitarlo para que disfrutar las Fallas no se convierta en un suplicio? Aquí van algunas recomendaciones:

En la medida de lo posible, evita las masificaciones. Suponen un esfuerzo extra por tener que estar manteniendo constantemente nuestro espacio. Hacen el mismo efecto que caminar por la arena: uno no se da cuenta del esfuerzo que estaba haciendo hasta que llega a casa.

Aprovecha las franjas horarias de menor afluencia para visitar los monumentos: pronto por la mañana puede ser un buen momento, mucho mejor que el mediodía o la tarde.

Si una falla se encuentra encajada en un cruce de calles, no entres en el circuito, admírala desde cierta distancia. Las aglomeraciones en esos puntos suelen ser especialmente asfixiantes e incómodas.

Tanto en la mascletà como en los castillos o en la cremà, sitúate en un punto en el que puedas disfrutar del espectáculo sin tener que forzar demasiado el cuello, como por ejemplo, si tienes la posibilidad, en una terraza o en la azotea de un edificio.

No cometas excesos para aprovechar el tiempo: si quieres ver fallas en distintos puntos de la ciudad, divide el mapa en dos o tres sectores y visítalas en dos o tres días en lugar de todas de una. No solo te cansarás menos: también las disfrutarás más. A veces corremos de una a otra más por cumplir que por otra cosa y terminamos por no apreciarlas como se merecen.

Con estos consejos que tienen mucho de sentido común -aunque ya sabemos el caso que le hacemos muchas veces al sentido común- podrás llegar al día veinte en perfecto estado y con la satisfacción de empezar con fuerza la primavera.

Pide cita online, te atenderé de forma personalizada
Pide cita