08 Nov 2018

Sedentarismo, uno de los grandes problemas del siglo XXI

Publicado en: Habitos Saludables
Escrito por Dr. Ata Pouramini en
sedentarismo el cuarto factor de riesgo y sus soluciones

 

La causa real de muchos de nuestros problemas de salud no es otra que el sedentarismo. A menos movimiento en nuestra vida, menos salud y más enfermedades. Entonces,  ¿por qué no hacemos más ejercicio?

Nos encanta no hacer nada y poner excusas como ¡¡yo ya estoy muy mayor para moverme tanto!! ¡¡Tengo demasiadas cosas que hacer y no tengo tiempo para hacer ejercicio!! pero todo eso es el inicio de muchos malestares posteriores. Los datos apuntan que el 95% de las personas tienen una vida sedentaria. 

¿Has visto la película WALL·E? En ella, se presenta un futuro no muy lejano en el que los humanos viven sentados en una especie de “sofás” como se muestra en la imagen de portada y apenas se mueven (si no la has visto, te la recomiendo).

Desgraciadamente, pienso que la humanidad se mueve cada vez más hacia un futuro así, porque cada vez nos movemos menos. En la actualidad, la tecnología nos permite “ser más vagos” y hemos confundido la comodidad, con estar todo el día sentados o tumbados en el sofá. Pero el sedentarismo hay que combatirlo.

La ausencia de movimiento va de la mano con una larga lista de enfermedades y dolencias relacionadas con el funcionamiento del cuerpo. Desde el deterioro articular hasta la osteoporosis y la osteoartritis, pasando por las enfermedades cardíacas y la diabetes, la fascitis plantar o las migrañas, el desorden en el suelo pélvico y el estreñimiento… Nuestro sedentarismo y hábitos de movimiento están causando estragos en nuestros cuerpos.

La buena noticia es que, todos podemos cambiar nuestro cuerpo, a la edad que sea, si volvemos a la acción.

La solución parece fácil, “moverse más y mejor”. Pero sugiero que pienses acerca de los pocos movimientos que realizamos a diario; fregar de pie, ir al trabajo, poner la lavadora… Estamos todo el día sentados frente al ordenador, en el sofá viendo la tele, durmiendo, vamos en coche a trabajar… Como mucho, hacemos ejercicio durante una hora para luego volver a tumbarnos frente al televisor.

Es cierto que es complicado luchar contra el estilo de vida moderno actual. Entonces, ¿por dónde empezamos a cambiar nuestras rutinas?

Echando un vistazo a todas las actividades que hacemos, encontraremos innumerables oportunidades para movernos más, ¡solo necesitamos cogerlas! 

Por ejemplo, ir al trabajo andando, subir las escaleras en vez de ir por el ascensor, salir a dar una vuelta en vez de quedarse viendo la televisión… Lo más importante es tratar de aumentar el movimiento en el día a día.

Además, señalar que no hay que caer en el típico error de “el lunes me pongo y voy a correr 40 minutos”. Puede que esto te genere una lesión y lo más normal es que lo dejes. Lo ideal es empezar poco a poco e ir incrementando la actividad física según nos vayamos viendo mejor, dar pequeños pasos hacia la salud e ir incorporando hábitos saludables a nuestro día.

No se trata únicamente de hacer deporte, sino de moverse, recolocarse, andar, andar, andar y estirarseel movimiento y no permanecer durante horas en la misma posición es la base de todo.

Sí quieres saber algo más en concreto o recibir más consejos acerca de cómo conseguir una vida saludable, no dudes en seguirnos en las redes sociales .