26 May 2013

Quiropráctica, calidad de vida meditación,

Publicado en: Novedades de la casa
Escrito por Dr. Ata Pouramini en , ,
meditacion

meditacion   Existen muchas maneras de mejorar la calidad de vida, cuando vemos que la salud empieza a resentirse, la persona nota que no rinde ni física, ni psicológicamente (se queda bloqueada), se debe de buscar una solución para ayudar a mejorar la calidad de vida.

La Quiropráctica es una muy buena alternativa natural para mejorar los problemas de salud.

¿Cómo nos ayuda la Quiropráctica?

Los Quiroprácticos cuidan de las personas a través del mantenimiento del sistema nervioso, es decir; desde el nacimiento el cuerpo va sufriendo mucho estrés, el primero es el parto (procedimientos obstétricos), pueden producir los primeros desequilibrios  en la columna vertebral, que luego posteriormente se van arrastrando durante la vida aunque no haya sintomatolgía. Las principales causas son el estrés físico, psíquico y emocional.

Esto lleva a que las vertebras que tienen que articular y mover, van perdiendo esa movilidad y con tiempo los nervios que salen de entre las vertebras se van irritando y producen interferencias sobre el sistema nervioso, un nervio pinzado puede afectar  a la salud del organismo y se conoce como Subluxación vertebral. Cuando se producen las interferencias el cuerpo enferma. De ahí la importancia de tener una columna libre de interferencias. El Quiropráctico mediante ajustes manuales corrige las subluxaciones.

La meditación es junto con la Quiropráctica un complemento ideal para mejorar la calidad de vida,  ya que los beneficios que aporta la meditación  son muchos; ayuda a reeducar el cuerpo, eliminando los malos hábitos posturales. Se tiene más consciencia sobre los procesos del pensamiento, ayuda a desarrollar  la memoria,  fomenta el desarrollo espiritual y ayuda a gestionar mejor el estrés.

Hay evidencias científicas sobre la meditación en referencia a la salud del corazón. Los científicos han comprobado que practicar meditación es muy beneficioso para el corazón, ya que reduce la presión arterial.

Hipócrates creía que la esencia de la vida y la habilidad del cuerpo para curarse eran el resultado de un “espíritu vital”