23 Ago 2013

Los Problemas de Columna en las Mujeres Embarazadas

Publicado en: Cuidados de la columna Salud
Escrito por Dr. Ata Pouramini en , , ,
Columna en embarazadas
Pide cita online, te atenderé de forma personalizada
Pide cita

Columna en embarazadasMuchas mujeres embarazadas tienen problemas posturales y problemas importantes en su pelvis y la columna por las siguientes razones:

1. El incremento de peso.
2. Cambios hormonales y alteraciones en la estructura de las articulaciones de la columna.
3. Variación en la forma de la columna como por ejemplo escoliosis, hiperlordosis o cifosis.
4. Accidentes o un trauma que no haya sido corregido por un quiropráctico. Por ejemplo: caídas “de culo”, latigazo cervical, escoliosis o hernias discales.
5. El número de embarazos.
6. El tono de la musculatura de la pelvis.
7. El estilo de vida.

Los cambios de la columna

Dos hormonas afectan a la columna de una forma directa:

Progesterona: Su función es relajar los músculos, incrementar la eficacia de almacenar grasa y subir la temperatura del cuerpo.

Estrógeno: Su función es incrementar la movilidad de las articulaciones y retener agua.

Por eso la columna y la pelvis de una mujer embarazada se puede subluxar. Una subluxación es cuando las articulaciones no están alineadas, lo cual irrita los nervios causando problemas como dolor y otras patologías.

El texto médico Gray’s Anatomy advierte de los efectos de las subluxaciones en mujeres embarazadas desde hace muchas décadas.

No todas las mujeres tienen la misma pelvis

Para un quiropráctico la anatomía de la pelvis es fundamental. La estructura de tu pelvis afectará a cómo das a luz:

1. GYNECOID PELVIS: El 50% de las mujeres la tienen y es perfecto para dar a luz porque hay mucho espacio para la cabeza del niño.
2. ANTHROPOID PELVIS: El 20% por ciento de las mujeres lo tienen. También es lo ideal porque hay espacio para la cabeza del bebé (la distancia anterior-posterior se iguala la distancia entre los laterales).

3. ANDROID PELVIS: Un 30% de las mujeres tienen una pelvis como los hombres. Es más triangular y el sacro más plano. En este tipo de pelvis la cabeza del niño puede presionar el sacro de la madre y los nervios irritados pueden causar muchísimo dolor de espalda. Son pacientes comunes en las consultas de los quiroprácticos.

Las mujeres que han parido más de dos veces deben fortalecer la musculatura de su pelvis y sus columnas.

 

Consejos para cuidar de tu columna durante el embarazo:

1. Cuando estas tumbada y quieres incorporarte no fuerces los músculos de tu abdomen. Dobla las rodillas, gira hacia un lado y empuja con tus brazos.

2. No lleves tacones.

3. Evita ponerte con las manos sobre tus caderas empujando tu barriga hacia delante.

4. Deja que otras personas Levantan cosas pesadas por ti.

5. No lleves a otros niños si es posible.

6. Evita girar tu columna sobre tu pelvis, como por ejemplo cuando vayas a salir del coche. Gira con todo tu cuerpo.

7. Evita estar en una misma postura mucho tiempo.

8. Fortalece los músculos del suelo pélvico. Haz Pilates.

9. Haz yoga y meditación: aprende a respirar con tu abdomen.

10. Haz estiramientos todos los días.

11. Acude a un quiropráctico licenciado para revisiones.

La postura de tu bebé dentro de ti es muy importante

Lesiones, traumas y muertes se incrementan con la mala presentación y posición.
Los cuidados quiroprácticos son muy beneficiosos para corregir y mejorar la mala posición y presentación del bebé en el embarazo.

Entre las 28 y las 32 primeras semanas los bebés suelen girar la cabeza; primero dentro de la pelvis. Si tu bebé tiene su nalga en la pelvis tienes un bebé que se presenta de nalgas.
Tu ginecólogo te va a decir que te prepares para ser intervenida mediante cesárea y más cuando es tu primer embarazo. Por supuesto tienen toda la razón, hay que hacerlo para evitar riesgos importantes tanto para ti como para tu bebé.

¿Puedo hacer algo para cambiar su posición?

¡La respuesta es sí!

1. Conéctate con tu bebé. Visualiza su cabeza hacia abajo. Respira y relájate, confía en la inteligencia innata y la sabiduría de tu cuerpo. Medita.

2. Acuérdate de que tienes tiempo. Focaliza en ello y sé proactiva practicando ejercicios específicos.

3. Ponte a cuatro patas. Baja tu cabeza y los hombros hacia el suelo y levanta el culo hacia arriba. Mantén la postura durante 20 minutos dos veces al día.

4. Túmbate boca arriba. Pon las piernas sobre tu cama con ayuda de otra persona. Pon colchones debajo de tus nalgas, piernas y espalda. Los colchones apoyarán a tu cuerpo y crearán un ángulo de 45°. Mantén la postura durante 20 minutos dos veces al día. Hazlo con el estómago vacío.

5. Utiliza sonido y luz para estimular a tu bebé para que gire y cambie de posición. Investigaciones demuestran que los bebes oyen y responden ante estímulos exteriores. Puedes poner música y luz entre las piernas -no es broma-.

6. El caminar del elefante. Ponte a cuatro patas y procura moverte por la casa utilizando las manos y los pies; las rodillas no deben tocar el suelo. Hazlo unos minutos tres o cuatro veces al día. ¡No será fácil!

7. Hay estudios que sugieren que bucear en la piscina varias veces al día ayuda. No es seguro, si lo haces, ve con precaución.

8. Gatear cinco o diez minutos dos o tres veces al día.

9. Ponte a cuatro patas, respira, exhala, arquea tu espalda hacia arriba con la cabeza apuntando hacia abajo. Relaja los músculos del abdomen. Respira de nuevo y pon tu espalda en su estado neutral. Repítelo 10 veces, 3 veces al día.

10. Anda todos los días media hora por la mañana y media hora por la tarde.

11. Cuando estés sentada cuida tu postura, cuanto más recta mejor, nunca una mujer embarazada debería estar sentada de forma inclinada.

12. Visita a un quiropráctico licenciado, te sorprenderás por cómo te puede ayudar a ti y a tu bebé. Las madres que reciben cuidados quiroprácticos tienen menos complicaciones durante el parto.

13. Es recomendable que una vez que tu bebé esté en la postura correcta te tumbes sobre la parte izquierda. Esto ayudará a tu bebé a hacer lo mismo.

Suerte y ten fe porque la misma sabiduría y la misma inteligencia que ha creado a tu bebé también sabe perfectamente cumplir con sus obligaciones.

Pide cita online, te atenderé de forma personalizada
Pide cita
Mostrar comentarios antiguos