26 Nov 2019

Los cuidados quiroprácticos y los niños

Publicado en: Embarazo e infancia
Escrito por en
quiropractica y niños

Muchas veces nos preguntan en la consulta si la quiropráctica es apta para niños y la respuesta es que sí.

Quiropráctica y niños

El primer trauma que recibimos en nuestras vidas es en el momento del parto. Dependiendo de la intervención que se proceda, puede generar interferencias que causen afectaciones en el sistema nervioso del bebé.

En el parto nos agarran por la cabeza y nos estiran con una cierta fuerza girando nuestra cabeza hacia un lado y al otro. Esto puede llegar a ser muy traumático y, en ocasiones, puede llegar a provocar desequilibrios, lesiones o disfunciones segmentales a nivel de la columna cervical.

Por eso, es muy importante chequear a los niños cuanto antes para así evitar posibles problemas que hayan ocurrido durante el parto y solucionarlos. Con esta revisión temprana evitaremos muchos problemas en el futuro.

Pero, no solo en el momento del parto puede un niño o niña sufrir lesiones. Caídas, sobrecargas en las mochilas escolares, malas posturas, jugar a videojuegos, el uso del ordenador, el móvil etc. Todas estas actividades pueden generar estrés en la columna de los niños que no necesariamente tiene que causar síntomas enseguida, pero si estos problemas se dejan con el tiempo, van a ir aumentando y empeorando de manera silenciosa hasta provocar un problema más complicado de solucionar y ya sí doloroso cuando sean más adultos.

Cómo puede ayudar la quiropráctica a los niños

Existen diferentes situaciones en las que la quiropráctica puede ayudar a los niños. Algunas de ellas son:

  • Problemas de asma e insuficiencias respiratorias, así como casos de alergias.
  • Enuresis o micción involuntaria.
  • Cólicos.
  • Problemas de audición y otitis media, infecciones de oído.
  • Sistema inmunológico debilitado, amigdalitis.
  • Hiperactividad y/o nerviosismo.
  • Escoliosis y cifosis.

Estos son algunos problemas comunes de la infancia en los que podemos ayudar. Si quieres saber más, lo ideal es que consultes con un especialista para valorar tu caso.

Los cuidados quiroprácticos y los niños
Valora nuestro contenido