18 Ago 2013

La Quiropráctica, el Cáncer y el Sistema Inmunológico

Publicado en: Novedades de la casa Salud
Escrito por Dr. Ata Pouramini en
Quiropractica y cancer

La Quiropráctica, el Cáncer y el Sistema Inmunológico

Estudios de hace más de 25 años llevados a cabo por el doctor Ronald -Jefe de investigaciones para la prevención del cáncer en el New York’s Preventive Medicine Institute- en conjunto con The Chiropractic Science Research Foundation, midiendo la susceptibilidad de enfermedades en individuos que recibieron cuidados quiroprácticos durante un largo periodo de tiempo, arrojaron estas conclusiones:

1. Los pacientes de los quiroprácticos tenían una competencia inmune 200% mayor que otras personas sin este tipo de cuidados.
2. El mismo grupo de pacientes tenía un 400% más de competencia inmune que la gente con cáncer o enfermedades graves.

3. Ha sido mostrado que la competencia inmune no disminuye con la edad.

4. La quiropráctica optimiza cualquier habilidad genética que el individuo tiene para resistir enfermedades.

5. En febrero 2005, con otro grupo de científicos, Ronald demostró que la reparación del ADN era más efectiva en pacientes que recibían cuidados quiroprácticos durante un largo período de tiempo.

Los cuidados quiroprácticos estimulan el sistema nervioso y desbloquean las interferencias que se producen en el cuerpo, así el sistema inmune puede funcionar muchísimo mejor.

Los científicos aún están investigando cómo el sistema de inmune y el sistema nervioso están interrelacionados.

1. Una revisión de 2001 de una serie de estudios demostró que el cerebro, el sistema endocrino y el inmune se comunican entre ellos porque tienen compuestos químicos mensajeros en común.

2. Se sabe que para que el sistema inmune funcione a su máxima capacidad requiere una balance entre el sistema endocrino y el nervioso, cuando se produce un desequilibrio, aparecen alergias y enfermedades auto inmunes.

3. Otro estudio confirma que existe una comunicación doble y una red de comunicación entre el sistema nervioso y el inmune.

4. Otros estudios demuestran lo mismo incluyendo que hay contacto directo entre los nervios y las células de defensa en el bazo y timo.

5. Otros estudios científicos probados en animales mostraron que si la movilidad de las articulaciones se alteraba o las vértebras se subluxaban, se interfería en la capacidad de responder a agentes infecciosos.

Cuando hay vértebras subluxadas, la irritación del nervio altera la comunicación entre los sistemas del organismo, lo que provoca enfermedades y una menor calidad de vida.

Mostrar comentarios antiguos