14 Dic 2017

Frío y dolor de espalda: ¡cuidado con las contracturas!

Publicado en: Cuidados de la columna
Escrito por Dr. Ata Pouramini en , , , , ,
Contracturas por frío
Pide cita online, te atenderé de forma personalizada
Pide cita

Ahora que parece que por fin ha llegado el frío -y la lluvia-, no está de más tener en cuenta ciertas precauciones para evitar molestias o dolores que nos impidan disfrutar como corresponde del cambio de estación y de las fiestas que están ya al caer; por estas latitudes españolas las Navidades conllevan frío e invierno, pero por supuesto, en el otro hemisferio no es así. Si nos lees desde allí, no te vayas, ¡estos consejos pueden servirte dentro de unos meses!

El frío provoca que nos encojamos: es una reacción natural para evitar perder calor corporal, sin embargo, estas contracciones involuntarias pueden acarrear que suframos intensas y dolorosas contracturas en cuello y espalda que nos acompañarán durante un tiempo haciéndonos la vida un poco más complicada. Quien las haya sufrido, sabe de lo que hablamos: son capaces de impedirte hasta los movimientos más básicos.

Puesto que el frío es el responsable, la prevención parece evidente: hay que abrigarse. Bien, pero, ¿cómo? ¿Seguro que te abrigas correctamente? Las abuelas han sido siempre muy sabias en materia de abrigo, recordándonos aquello de que nos tapemos el cuello, que si uno se enfría por ahí, mal asunto. Y no les faltaba razón: no servirá de nada que lleves un gran chaquetón si el cuello va desprotegido. Déjalo expuesto a un cambio brusco de temperatura, y puedes tener ahí la contractura que queremos evitar. Una bufanda, un cuello o un foulard te protegerán.

De la misma manera, no dejes la zona lumbar al descubierto: métete la ropa por dentro del pantalón. Si llevas una chaqueta pero la ropa se va separando y el frío penetra por ahí, puedes sufrir una lumbalgia muy desagradable.

En la cama debes tener un cuidado especial porque es posible que te destapes y no te des cuenta hasta que hayas despertado con un dolor terrible: coloca bien la ropa de cama, ponte un buen pijama y si duermes con alguien que se mueve mucho -o eres tú esa persona que se mueve mucho-, plantéate taparte con una ropa de cama distinta a la de tu pareja para no arrebatarle la manta y congelarla.

Sigue estos consejos y disfruta del invierno, que es una época estupenda del año. Y si el frío ya te ha perjudicado y necesitas ayuda, confía en la quiropráctica: pide cita online con Quiropractic Valencia o visítanos, ¡estaremos encantados de verte!

Pide cita online, te atenderé de forma personalizada
Pide cita